10/12/2004

Una opción barata para llamar a otro país

Las empresas de telefonía por Internet están
en guerra de precios y atraen aclientes en América Latina

Por Shawn Young y Cecilia de la Macorra The Wall Street Journal

La fuerte competencia en el pujante mercado estadounidense de las llamadastelefónicas
vía Internet, conocido como VOIP (por sus siglas en inglés
deVoice over Internet Protocol, "Voz por protocolo de Internet")
estádesatando una inesperada guerra de precios que promete revolucionar
a laindustria de las telecomunicaciones.



Y aunque estas compañías prestan sus servicios principalmente
a losestadounidenses, varios consumidores los están contratando
desde AméricaLatina, reduciendo de forma significativa sus facturas
de llamadasinternacionales. Para suscribirse al servicio se requiere
por ahora de unatarjeta de crédito emitida en Estados Unidos
o Canadá. Igualmente, necesitanque algún amigo o pariente
que viva en alguno de esos dos países reciba yles reenvíe
el adaptador que el proveedor manda por unos US$10.

El sistema es relativamente fácil de usar. El proveedor le proporciona
alusuario un adaptador al cual se conecta el teléfono, el módem
y lacomputadora. Es necesario tener una conexión de banda ancha
o DSL paraenviar la llamada por Internet.




Una vez hecha la instalación, la cual no toma más de 10
minutos, bastadescolgar el teléfono, marcar normalmente y comenzar
a hablar. El cambio esque la conversación se convierte en bits
de información digital que seenrutan a través de Internet
o alguna red privada para posteriormentevolverse a traducir en sonido
en el lado receptor.




Las empresas que ofrecen servicios de VOIP permiten al usuario administrar
ypagar su propia cuenta a través de Internet. La tecnología
cuenta con losmismos servicios que una línea tradicional, como
correo de voz, llamada enespera, directorio y número para emergencias.

Sin embargo, dan la posibilidad de hacer algunos trucos como, por ejemplo,bloquear
las llamadas, enviar aquellas que provengan de un cierto númerodirecto
al correo de voz o enrutarlas a varios números simultáneamente.




Además, el número asignado permanece con el usuario de
por vida, incluso sidecide mudarse de ciudad o país. "La
intención es hacer que su teléfonofuncione para usted
y no al revés", afirma Thomas Hopkins, encargado derelaciones
públicas para AT T Corp. en EE.UU. "Se trata de darle al
cliente el ahorro, calidad,conveniencia y control sobre sus llamadas".




Los expertos aseguran que el servicio puede llegar a ahorrarle alconsumidor,
al menos a los basados en EE.UU., de una a dos terceras partesde su
factura y ofrece también precios sustancialmente menores por
llamadasinternacionales. Por ejemplo, algunos servicios permiten hablar
de un númeroestadounidense a la Ciudad de México por US$0,05
por minuto, a Buenos Airespor US$0,04, Chile por US$0,05 y Colombia
por US$0,09.




Lingo, de Primus Telecom, ingresó al mercado en junio, y es el
primerproveedor en ofrecer la posibilidad de añadir un número
no estadounidense,con códigos de ciudades de 12 países,
entre ellos Ciudad de Guatemala, SanJuan de Puerto Rico, Sao Paulo y
Río de Janeiro en Brasil. Así, losfamiliares y amigos
que viven en esos países pueden marcar ese número, contarifa
local, y conectarse con el cliente de Lingo que vive en EE.UU.


Lingo:https://www.lingo.com/guWeb/com/primustel/gu/presentation/residential/ResidentialController.jpf

"Estamos definitivamente interesados en desarrollar más
nuestro servicio enLatinoamérica", afirma Gerry Simone,
vocera de la compañía. Lingo tiene unplan de llamadas
internacionales ilimitadas por US$79,95 que incluyeArgentina, Chile
y, en México, Ciudad de México y Guadalajara.


Vonage ofrece otro tipo de servicio interesante para comunicarse
desdeEE.UU. con otros países. Thomas Tribolet, de 65 años,
decidió retirarse enArgentina. Hace un año contrató
el servicio de Vonage Holding Corp., que lepermite mantener su número
de toda la vida de Glendale, Arizona. Lasllamadas hechas a ese número
son enrutadas a través de Internet y él lasrecibe en Argentina.
Esto permite a quien llama desde EE.UU. pagar unatarifa local o nacional.
"El ahorro es enorme", afirma Tribolet, tanto paraél
como para sus hijos, que viven en EE.UU.

Jeffrey Citron, presidente ejecutivo de Vonage, dice que su compañía
cuentacon unos 10.000 clientes en el extranjero, en países como
Brasil, México,Argentina, Perú, Chile, Costa Rica, Colombia,
Nicaragua, RepúblicaDominicana y Puerto Rico.




Sin embargo, las llamadas vía Internet tienen algunas desventajas.
Por unaparte, la calidad del servicio dependerá de la calidad
de su conexión debanda ancha o DSL. Además, al igual que
los teléfonos inalámbricos, elservicio de Internet no
funciona si falla la electricidad.

Se estima que para fines de año, más de 800.000 personas
utilizarán esteservicio en EE.UU., según la consultora
Yankee Group. La cifra podríaincrementarse a unos 10 millones
para 2007.

Aunque varias personas están probando este servicio como una
línea extra deteléfono, las compañías se
sorprenden con la cantidad de consumidores queestán optando por
el VOIP como línea primaria. "La gran mayoría reemplazansu
teléfono convencional", asegura Citron. "Ese es otro
indicador de queestamos llegando al mercado masivo".