8/27/2004

Las 14 razones de Internet

En cinco o diez años, su casa, su cuerpo, su ropa, su trabajo, su salud, sus negocios, sus aficiones, la educación de sus hijos, sus relaciones personales…, todo su mundo será igual y será distinto. Internet se habrá instalado en su vida. Así será la revolución. Internet no sólo está cambiando nuestra forma de vivir, sino nuestra manera de pensar. Gracias a Internet nos apropiamos del binomio espacio-tiempo: traspasamos fronteras con enorme facilidad; nos olvidamos de la dictadura del reloj y, sobre todo, satisfacemos deseos, materializamos sueños, cubrimos necesidades y nos comunicamos de forma instantánea.

Aún estamos en lo que los estudiosos de finales del siglo XXI llamarán la arqueología de Internet. Su desarrollo se forjará mediante la acumulación de múltiples experimentos,
inventos aún inéditos, estándares inteligentes hoy por hoy no definidos, incluida la plasmación de un único lenguaje visual-iconográfico, que permitirán comunicar entre sí personas, lugares físicos e infinidad de soportes.


El conocimiento, la enseñanza, el aprendizaje, el entretenimiento y las transacciones comerciales tienen en Internet un excelente aliado, sobre todo cuando las comunicaciones por banda ancha sean una realidad y no un anhelo insatisfecho.


El grado de complicidad que cada uno de nosotros establezca con el mundo virtual será tanto más gratificante cuanto más dispuestos estemos a permitir que se instale en nuestras vidas.


Internet significa interactividad, multilingüismo, ubicuidad, personalización y convergencia multimedia. Es el primer medio capaz de expresarse mediante textos enlazados hasta el infinito unos con otros, videos, gráficos animados, audio, fotos, y el primer medio accesible desde los más variados soportes, especialmente teléfonos móviles, agendas y libros electrónicos, televisores, coches o las clásicas computadoras.


Esos grandes inventos que son el correo electrónico, los chats o la mensajería instantánea, han traído consigo una mayor comunicación interpersonal, la recuperación de la palabra escrita y una considerable agilización de las actividades empresariales. Podría decirse que, gracias a estas herramientas intangibles, el mundo se ha encogido, acercándonos los unos a los otros, creando nuevas amistades y nuevas relaciones comerciales, estrechando lazos que la distancia imposibilitaba.


Pero habrá más. Nuestra voz se convertirá en un obediente instrumento, que competirá con teclados y ratones a la hora de dar instrucciones al ordenador, a la agenda electrónica o a la instalación eléctrica de la casa.


La educación, la salud, la investigación y el comercio serán cuatro de los mundos que más se beneficiarán de Internet, de su capacidad para extender el conocimiento y democratizar el acceso a la información.


Si bien es cierto que aún es un servicio costoso por causa de las facturas telefónicas, y que divide el mundo entre los que tienen acceso a la red y los que no, también es verdad que su capacidad de divulgar conocimiento la convierte en un regalo, comparada, por ejemplo, con el gasto que supone para un estudiante de medicina de Etiopía trasladarse a Londres, o simplemente disponer de la Enciclopedia Britannica, de consulta gratis en la red.


Aquí se analizan algunas de las razones por las cuales Internet está cambiando nuestras vidas, pero en realidad habrá tantas como seres humanos sean capaces de dejarse atrapar
por la red de redes.


Educación a la carta

1. Internet y las tecnologías de la información no constituyen una agresión a la escuela, sino una fuente de información, un medio de comunicación y un instrumento para el aprendizaje. Internet es una puerta con infinitas posibilidades de comunicación. Facilita el acceso de las personas con discapacidades, termina con los horarios y los problemas de desplazamiento y es compatible con otros trabajos
o estudios.


Transforma radicalmente el proceso de aprendizaje a distancia porque introduce el concepto de campus virtual. El campus del ciberespacio trata de "crear en el ámbito de la pantalla todas las capacidades de relación y actuación que tiene la educación presencial. No sólo los contenidos educativos, sino también espacios de convivencia, asociación y reflexión", explica Gabriel Ferraté, rector de la Universitat Oberta de Catalunya.


El estudiante no está sólo frente a la pantalla. En el campus virtual puede comunicarse a través del correo electrónico y establecer relaciones en los foros de debate, las charlas o las videoconferencias. Los grandes beneficiados son los ciclos de educación superior, la formación continuada y la investigación. El conocimiento circula con mayor rapidez, y la academia deja de ser un reducto cerrado para abrirse a la sociedad y a la interconexión entre disciplinas y comunidades.


Un medio poderoso que está cambiando nuestras vidas, sí, pero no es la panacea. Tiene limitaciones: lento, caro, lleno de información basura y con el potencial interactivo todavía limitado. Muchos expertos consideran que ni siquiera es una herramienta educativa conveniente: "Los niños y adolescentes deben aprender con humanos, porque educar no es sólo enseñar a leer o calcular, implica un proceso de socialización", asegura el pedagogo Ramón Canals.


Ocio y cultura en el aire

2. Sexo ya no es la palabra más buscada en Internet. Ahora es MP3, formato que permite bajar los últimos sucesos musicales. Cada día se bajan alrededor de tres millones de canciones. Con Internet la relación autor-público ha cobrado otro sentido y las manifestaciones culturales sufrirán una transformación radical. Se introduce la interacción directa entre el artista y su obra y el público.


Internet es el paraíso del ocio. Permite estar a la última moda sin salir de casa. Las formas clásicas del ocio como pasear, hacer amigos, rumbear, ver cine, leer, visitar museos…, todas pueden encontrarse en la red. Los chats, el correo electrónico y las listas de noticias permiten la interacción entre los navegantes. Películas como la primera parte de La guerra de las galaxias se
vieron por Internet antes de llegar al cine; los videojuegos en red permiten competir con jugadores de todo el mundo; los mejores museos tienen sus páginas web; cámaras digitales conectadas con los cinco continentes aseguran una visión en tiempo real de las ciudades del mundo... Todo es posible con el equipo adecuado.


Los detractores del medio acusan a Internet de fomentar el aislamiento. En cualquier caso, los contactos en la sociedad actual están limitados por la falta de tiempo y las distancias. Por tanto,
la red es sólo un multiplicador inconmensurable de las posibilidades del ocio tradicional. El problema real está constituido por las posibilidades de acceder a la cultura, sea por vía real o virtual. Internet necesita infraestructura, dinero, y los que no lo tienen se quedan
fuera de juego.


Competencia en línea

3. Los juegos de ordenador tradicionales ofrecían competir contra la inteligencia artificial de la máquina. Perfecta, infalible, aburrida. Internet abre la posibilidad de jugar con quien uno quiera, esté donde estuviere, a cualquier hora, donde sea y a lo que sea. Cada vez más los juegos virtuales están pensados para utilizarlos conectados a Internet, por lo que la partida se abre a todo el que quiera entrar. Ultima Online, Everquest y muchos otros necesitan la participación
de más gente para que el juego tenga sentido. ¿Soledad? Los cibercafés ofrecen jugar en Internet, pero con calor humano. Son los sucesores de los recreacionistas, sustituidos por ordenadores conectados entre sí que permiten competencias de todo tipo.


La competencia vive aquí

4. Hace cinco años la tienda de deportes Carlos Barrabés, en Huesca, España, tenía 180 metros y cuatro empleados. Hoy tiene tres mil metros y 50 empleados. Todos saben mandar un e-mail. "En Internet te conviertes en multinacional con los recursos de una pequeña empresa", dice Barrabés. "En Internet la empresa no tiene que buscar el beneficio inmediato, sino el valor a
mediano y largo plazo. En la red yo soy igual que El Corte Inglés o Decathlon. Imposible competir con ellos en la calle. Pero en Internet es posible.


De repente me tengo que preocupar por la economía mundial, la crisis de Suramérica o la nueva legislación de impuestos en Estados Unidos. Todo nos afecta y más vale que nos lo metamos en la cabeza o nos llevarán por delante. La grandeza de Internet es que una empresa creativa, flexible y rápida no tiene límites. Es importante que las empresas pequeñas se muevan en la red, porque son el futuro, son las que tienen creatividad, las que apuestan su propio dinero; además, generan empleo y riqueza para el país".


En Estados Unidos, alrededor de Internet han surgido las VC (venture capitalist), dedicadas a financiar empresas innovadoras a cambio de 25% de las acciones. Andy Grove, ex ejecutivo de Intel, dio el aviso: en cinco años la empresa que no trabaje en Internet no existirá. Lo peor, según otros gurús, es que el plazo se ha quedado desfasado. Con tres años bastará.


Cibersexo

5. En materia de sexo, pornografía y erotismo, Internet ha proporcionado al consumidor de alicientes venéreos una considerable multiplicación de ofertas, pero no un salto cuántico del placer: la red ha generado un frondoso bosque de atajos virtuales para obtener lo mismo.


Los chats, en el fondo, no son más que la versión en tiempo real del correo obsceno o el teléfono caliente. Las web-cams son la tecnoversión de una ceremonia preexistente: la interacción entre voyeur y stripper en las cabinas de un sex-shop. En lo que sí ha cultivado la red una mitología propia es en el terreno de la manipulación digital de la imagen: los fakes (desnudos falsos de celebridades) son el gran aporte del medio al imaginario erótico colectivo.


Hay que admitir el carácter democrático de la red. Sus autopistas virtuales son una vía de comunicación indispensable para los usuarios que comparten preferencias sexuales minoritarias. Es el caso, por ejemplo, de la comunidad fetichista, que tiene en portales como Rubbtied.com acceso a páginas relacionadas con el tema y posibilidades de contacto con almas afines.


Sin salir de casa

6 Internet será como la electricidad. Louis Gerstner, presidente de IBM, lo vaticinó. Los chips, como los motores eléctricos, se incrustarán en los objetos cotidianos, los dotarán de inteligencia y podrán conectarlos a Internet.


La red dejará de estar ligada al cable y se va a fusionar con la telefonía móvil. En pocos años entraremos en la historia con la llegada de líneas de gran capacidad al hogar, que acabarán con la congestión y fundirán Internet con la televisión y con cualquier otro aparato susceptible
de conectarse: los teléfonos móvil y fijo, el libro electrónico, el televisor, las agendas... A los constructores les conviene preocuparse desde ahora por integrar la instalación de datos igual que la de agua, teléfono o electricidad. "Hemos de llevar las técnicas a nuestras vidas y no al contrario", afirma Michael Dertouzos, director del Laboratorio de Ciencia Informática del Instituto de Tecnología de Massachusetts. "La revolución industrial no nos lanzó al motorespacio. Los motores han llegado integrados en refrigeradores para los alimentos, o en vehículos para el transporte. Esta es la clase de transición que espero suceda con los ordenadores y las comunicaciones: que se integren en nuestras vidas".


Relaciones virtuales

7. "El correo electrónico: eso en lo que gastas el tiempo del día en que te puedes mostrar brillante". Esta definición es de Tom Hanks, protagonista de la película Tienes un e-mail. Como Hanks, hay en el mundo 200 millones de personas, la mitad en Estados Unidos, que se comunican a través de Internet. En el próximo decenio se calcula que serán más de 1.000 millones.


Un saludo a un amigo, fotos, videos, todo tiene cabida en un e-mail. Enviarlo a la otra punta del mundo cuesta lo que una llamada local y se tarda segundos.


Muchas personas entran cada día en Internet para trabar amistad con otras a través de comunidades virtuales. De los entretenimientos de las comunidades virtuales la estrella es el chat, que permite hablar con personas de cualquier parte del mundo las 24 horas.


Otro componente de las comunidades son los foros: en ellos participan usuarios con intereses comunes. Necesitan de un programa que se baja de la red: el IRC, por ejemplo, que puede encontrarse en http://www.mirc.com.


Finalmente, la mensajería instantánea permite, mientras se realiza otra actividad, enterarse de que llegó un mensaje. Al instante podemos contestar en la ventanita que se abre. Hay navegadores que ya lo incluyen: el explorador Netscape contiene el Instant Messenger, lo mismo que el ICQ, de America OnLine.


Internet ha introducido novedades en el ámbito privado. "Nos hace distintos", en palabras de Víctor Domingo, de la Asociación de Internautas. Aunque para no caer en
extremismos, quizá lo mejor sea la receta del filósofo Javier Echeverría: no excedernos en el tiempo que dediquemos a ese "tercer entorno" y no dejar de lado los otros dos entornos humanos: la naturaleza y la ciudad.


Información sin límites

8. La avalancha de información que ofrece Internet compite con la de la televisión y la radio. Hasta con los libros. En cinco años se ha demostrado que las ediciones electrónicas de los medios de comunicación constituyen sólo un amable producto de la misma matriz.


La red todo lo une. Frente a las reinas de la inmediatez, la televisión y la radio, Internet aspira a ocupar el tercer lugar del podio. Y las supera en perdurabilidad. Así, de un boletín urgente se puede acceder incluso a la fuente original. Esta posibilidad fue un bombazo en octubre de 1998, cuando en minutos el documento del fiscal Kenneth Starr sobre el affaire Bill Clinton-Mónica Lewinsky estuvo disponible en el ciberespacio. Los grandes medios hicieron el enlace al documento digital. Además, Internet transforma las noticias en meganoticias. Tras la muerte de John Kennedy, sus admiradores crearon miles de páginas para expresar sus condolencias. Por otro lado están los buscadores. Cada vez más potentes, se intercambian los datos de unos a otros. La publicación Search Engine Watch clasifica a Fast Search (www.alltheweb.com) entre los diez primeros motores de búsqueda: escanea en décimas de segundo 200 millones de URL (enlaces) clasificados por actualidad e importancia sobre la palabra clave introducida.


Inversiones inteligentes

9. Alrededor de once millones de norteamericanos compran y venden valores del índice Nasdaq de la Bolsa de Nueva York, donde se agrupan las empresas de Internet. Setenta por ciento de las transacciones del Nasdaq son de personas de la calle, conocidas como daily traders. No invierten a largo, mediano o corto plazo, invierten a inmediato. Cada día compran y venden valores desde su PC y se van a trabajar.


¿Esos once millones de personas podrían desequilibrar el valor de una empresa? Quizá, pero ¿quién lo desequilibraba antes, una multinacional, una declaración del presidente del Banco Mundial? Internet ha dado poder al individuo en Wall Street. A los analistas les preocupa la actividad de los daily traders, que las acciones de empresas de Internet se sobrevaloren, que la burbuja estalle, pero cuando los sabios financieros comenzaron a decir esto, hace dos años, una acción de Yahoo! costaba 150 dólares. Hoy vale 330.


Salud digital

10. La salud es, después de la consulta de páginas pornográficas, el ámbito que mayor interés despierta en los internautas. Cuarenta por ciento de las consultas en Internet son sobre este tema. Hay quien simplemente busca información sobre una enfermedad, un fármaco o un tratamiento, como los profesionales de la salud, que consumen con avidez la información que los organismos públicos y grupos editoriales transcriben en la red.


Es una de las caras de la moneda. La otra está representada por dos fenómenos que tienden a crecer, y que, según los especialistas, son de difícil control y carácter fraudulento:
la proliferación de los llamados ciberdoctores, médicos difícilmente identificables que se enriquecen a costa de consultas virtuales; y la prescripción de fármacos por Internet. Para
los farmacéuticos, así como para las organizaciones de defensa de los consumidores, elproblema resulta grave por cuanto la mayor parte de los fármacos, dispensados tras rellenar un simple formulario, precisan de receta médica. En muchas ocasiones los compradores prefieren saltarse una visita al médico para obtener una receta y así adquirir potenciadores sexuales como Viagra, antidepresivos como Prozac o crecepelos como Propecia.


Los productos de prescripción son los que ocupan las preferencias de los consumidores. Entre ellos se encuentran, además de los anteriores, desde fármacos anticancerígenos o contra el sida, hasta "productos milagro", que se venden sin ningún tipo de control. Detrás de ellos existe la figura de un ciberdoctor que, llegado el caso, realiza una supervisión médica y automatizada
a través de la red.

Se calcula que en 1999 visitaron a Internet treinta millones de personas con intención de compra de productos médicos.


Psicólogos como Alberto Estallo, de la Universidad de Barcelona, introducen el término de "ansiedad frente al ordenador" y de "adicción" a la red. Aunque todavía son pocos los casos documentados, se han referenciado trastornos de la conducta que están tratándose como una adicción en la que los contenidos de la red son la droga.


Celo profesional

11. Teletrabajar ya no es quedarse en casa frente al ordenador. "Con la tecnología actual puede trabajarse desde cualquier sitio, a cualquier hora", dice Antonio Padilla, profesor de la Universidad de Málaga. "Se están produciendo nuevas formas de trabajo, que ya no pueden llamarse teletrabajo, sino work nouveau, como el diseño de páginas web o las instalaciones de redes de comunicación, que van a crear nuevas profesiones", dice Michel Ickx, presidente
de la Asociación Española de Teletrabajo. IBM, por ejemplo, asegura que más de dos mil personas teletrabajan para la empresa en España. Con los instrumentos adecuados cualquier profesional puede ahorrarse desplazamientos accediendo a las bases de datos de la empresa. "El nuevo concepto se basa en una relación de confianza entre empleados y supervisores", dicen en IBM.


En general, los teletrabajadores realizan algún tipo de actividad relacionada con Internet, pero también hay documentalistas, traductores, agentes comerciales y auditores. María Isabel Velasco, incapacitada física, diseñadora de páginas web, ha encontrado una salida laboral gracias al teletrabajo: "Para mí, desplazarme supone un gran esfuerzo. Así, el cliente ve mi trabajo, no mi aspecto, y no duda de mi profesionalidad".

Niños enredados

12. Mientras 97% de los padres recomiendan el uso de Internet en los colegios, pocos dejan a sus hijos navegar en casa para evitar el acceso a contenidos violentos o pornográficos. En realidad, controlar la navegación de los niños es fácil mediante el uso de un programa-filtro que limite el tiempo de conexión y los contenidos accesibles. Así se evitan tanto visiones no deseadas como el incremento exagerado de la factura del teléfono.


Desde luego, los niños dominan la técnica, como sostiene Fernando García Garanz en su libro Internet para niños: "Es más difícil programar un video y los niños lo hacen. Usan los ordenadores con mucha más naturalidad que los adultos". ¿Y qué es lo que buscan en la red? La Asociación de Usuarios de Internet lo ha analizado. Primero, imágenes relacionadas con temas infantiles de moda, como una película. Después, información relacionada con el colegio. En Internet los niños pueden encontrar de todo: enciclopedias, obras de consulta, música, juegos, nuevos amigos. Hasta puede ser un buen medio para practicar idiomas.


Investigaremos…

13. Matteo Cavalli-Sforza es un físico italiano que preside la mesa de colaboradores del proyecto Atlas del CERN, en el que participan 147 institutos del mundo. Atlas es una compleja malla de centros de Taiwan a Israel, de Canadá a Japón. No se limitan a intercambiar información: colaboran en la fabricación de material experimental complejo. Nada parecido habría sido posible sin Internet y sin el correo electrónico. Otro pilar indispensable es la web o malla mundial, que permite poner en común la documentación (muchas veces en áreas de acceso restringido). De hecho, la web nació en 1989, en el mismo CERN, para facilitar la tarea de los proyectos científicos. En física, como en otras disciplinas, la mayoría de los artículos científicos se publican en versión electrónica, y los editores de algunas revistas, sobre todo norteamericanas, llevan digitalizando sus publicaciones desde 1985. "Ya no piso una biblioteca",
dice Cavalli-Sforza.


No sólo los investigadores de ciencias exactas se han lanzado a la red. La filología, disciplina milenaria, se ha pasado al manejo digital de documentos y referencias. Luis Iñigo Madrigal, catedrático de literatura hispanoamericana en la Universidad de Ginebra, utiliza la red para hacer indagaciones bibliográficas: "Para una bibliografía sobre Juan Rulfo he buscado en la Biblioteca de Texas, en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, en bancos de datos de revistas y en la MLA Bibliography".


Las áreas tecnológicas se encuentran mejor dotadas que las humanísticas. Muchas de sus reuniones se han sustituido por videoconferencias múltiples, aunque las comunicaciones disponibles no garantizan una buena transmisión. Para mejorar la calidad se
está creando una red paralela, la Internet 2, que conectará sólo universidades y centros investigadores, como funcionaba cuando comenzó Internet.


Aficiones en pantalla

14. Internet siempre ha sido un lugar de encuentro. El año en que fue creada, 1969, la Universidad de California iniciaba un sistema de comunicación sobre aspectos técnicos; pues bien, poco después se usaba para discutir de ciencia ficción.


No hay afición que no esté presente en la red. Las más generalizadas tienen sus propias listas de distribución. Pero si alguien quiere compartir la adoración por su pueblo o un grupo musical, no tiene más que crear una página y sentarse a esperar.


La gran revolución de la web es el abaratamiento de la memoria en los servidores, con lo que muchos proveedores ceden espacio a cambio de conseguir un aumento de tráfico o publicidad. Un lugar como Pobladores da acceso gratuito a Internet, buzón de correo, espacio ilimitado de páginas web, uso de software de creación de páginas... Uno puede fundar un poblado sobre el tema que quiera y esperar a que vengan a verle. Entre los 3.500 existentes a los dos meses de su apertura, hay sitios políticos, otros dedicados a piercing o a la abuela de su creador. Unos tienen cinco visitantes, otros cientos.

______________________________
* Colaboraron 15 intelectuales, académicos, científicos
y estudiosos españoles de Internet. El País.


Fuente

Revista Diners