8/27/2004

Fiebre de blogs

Un medio para poder opinar, recomendar y presentar quejas se ha tomado los computadores. No es un portal, ni un foro virtual, mucho menos un chat. Es un blog, simplemente un blog. Uno de eso términos que, como link, spam, megabyte, hacker y otros tantos, forman parte del especializado lenguaje de internet. En el argot del nuevo milenio, blog está de moda. Pero ¿qué es un blog? Según www.blogger.com, una popular página dedicada al tema, un blog es una mezcla de todo: "un diario personal, un púlpito personal, un espacio de colaboración, un manifiesto político, un boletín de noticias de última hora, una colección de links".


En fin, un blog es una página web que no tiene reglas y de la que cada quien hace lo que quiere. Los blogs aparecieron hace un poco más de cinco años, y desde entonces han aumentado los motores de búsqueda exclusivos para blogs: Blogarama, Blogdex, Feedster, Blogdigger, Bloghop, Blogrunner y Blogstreet son sólo unos pocos de los buscadores que existen. El fenómeno ha adquirido especial popularidad como herramienta para saber qué pasa en las más importantes ciudades.


Estos nuevos blogs locales reúnen eventos, noticias, recomendaciones, quejas e incluso chismes de cada respectiva ciudad. Por ejemplo, Gothamist.com de Nueva York, registra más de 30.000 visitantes cada día, y su par en Chicago, Gapersblock.com, maneja cifras similares.


La mayoría de estas páginas no tiene ánimo de lucro.Ante el creciente interés por los blogs urbanos, los estadounidenses Sean Bonner y Jasón DeFillipo crearon www.metroblogging.com, una página web que reúne los principales blogs de grandes ciudades del mundo en una sola dirección. San Francisco, Nueva York, Londres y Viena ya están en sus listas y muy pronto se incor- porarán Atlanta, Dublín, París y Tokio.


Mediante metroblogging.com, sus creadores buscan darle a la gente la oportunidad de acceder a una guía local –y virtual– que les indique en qué restaurante comer, qué vías tomar, qué museos visitar, sin interés comercial alguno.Como van las cosas, es posible que en poco tiempo aparezcan blogs en Bogotá y otras ciudades del país y que los colombianos puedan enterarse no sólo de todo lo que sucede en sus ciudades –eventos culturales, recreativos, museos, restaurante, obras de teatro, inauguraciones de obras, exposiciones, etc.,etc.–, sino quejarse del exceso de calor o de lluvias, de los trancones y de los servicios. También de opinar sobre lo divino y lo humano y enterarse de lo que otros opinan.